Oración de intercesión por los enfermos graves

    Solemos sentir un profundo pesar por nuestros seres queridos, cuando atraviesan algún dolor terrible causado por alguna enfermedad. Sentimos impotencia porque no podemos aliviar sus almas, corazones o sus cuerpos sometidos al incesante dolor. En estos momentos angustiantes, es cuando debes derramar tu corazón en oración, para suplicar por el padecimiento de tu hermano, para pedir que por medio de la intervención de Jesucristo, nuestro Salvador, esta persona encuentre alivio y consuelo ante la dura prueba que tiene que atravesar.

    Oración de intercesión por los enfermos graves

    Amado Padre tierno y piadoso, Padre de nuestro hermano mayor

    Jesucristo, Padre de nosotros tus pequeños, a veces tercos e impacientes,

    a veces tardos en escuchar tus sabios consejos.

    Padre, queremos pedir atendiendo Tu Santa Voluntad y misericordia

    por nuestro seres queridos que se hallan en circunstancia de enfermedad,

    aquellos que padecen dolor y sufrimiento físico y que a veces sin quererlo,

    pierden la voluntad de luchar por su recuperación,

    que poco a poco van abandonando las esperanzas porque no ven mejora en su

    situación.

    Amado Padre, ante Ti venimos en este momento en humilde oración

    a pedirte por ellos, porque nuestro corazón se enternece a causa

    de nuestro amor por ellos, nuestros amados hermanos, a los que hemos visto crecer,

    con los que hemos compartido el trayecto de la vida, con momentos de grandiosas

    aventuras y en tiempos de dificultad.

    Pedimos por ellos, porque sabemos que se han mantenido firmes en la lucha

    contra estos dolores que les aquejan, sabemos que han sido valientes

    al soportar esta agonía, pero también conocemos las limitaciones de nuestros

    cuerpos físicos y que a pesar de los constantes cuidados médicos,

    de las medicinas que les han recetado y de todo el reposo que han guardado

    no ha sido posible ver mejoría en su salud.

    Por ellos Padre, es que venimos a pedir suplicantes,

    la restauración de su salud, la purificación de su cuerpo,

    para que sea desechado del mismo, todo rastro

    de esta enfermedad impía y despiadada que quiere acabar con su vida.

    Padre, Dios Todopoderoso, respetamos tus designios y desconocemos los planes que reservas

    para este, nuestro amado hermano por el cual te suplicamos,

    sin embargo en esta hora, pedimos por él y por su recuperación,

    atendiendo y respetando cualquiera sea Tu voluntad.

    No queremos dejar de poner a prueba la bendición de tu mano protectora

    y pedir porque uses tu misericordia, con nuestro amado amigo, fiel servidor tuyo.

    Padre, en Ti depositamos todo nuestro fervor en esta petición,

    Haz Tu Santa Voluntad.

    Amén.

    Para reflexionar

    Nuestros corazones humildes y suplicantes solicitan la intervención de Dios que es piadoso, para que restituya la salud y la serenidad al espíritu de las personas que han pasado por un largo periodo de enfermedad, en el que se han mostrado pacientes y han aceptado la voluntad del Señor, asumiendo la carga de estos malestares con gallardía. Dios Todopoderoso, nos brinda la herramienta de la oración para que hinquemos nuestras rodillas y supliquemos por ellos, para ayudarles a atravesar este tormentoso camino.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.