Oración a Santa Rita de Casia para la salud

    Santa Rita fue una mujer con espíritu de supervivencia, dedicada a la obra de Dios. A pesar de las causas adversas que la rodearon, perseveró con fe en sus propósitos, nunca desmayó. Soportó enfermedades y maravilló a todos con los prodigios de sanación por otros y con ella misma, cada vez que le sucedían los eventos de estigmatización, conocido como señales de la crucifixión de Jesucristo en el cuerpo de una persona.

    Oración a Santa Rita de Casia para la salud

    Preciosa Santa Rita, que padeciste miles de males y tormentos,

    experimentaste una vida difícil, de pruebas a tu fe y adversidades,

    soportando la pérdida de tus seres queridos.

    Siempre amaste a Dios y deseaste de corazón servirle, en vida consagrada

    a la fe y a la oración, fuiste ejemplo de entrega y compasión.

    Nos mostraste grandes milagros del amor de Dios para con sus hijos

    y estos han quedado en la memoria de los santos,

    para siempre recordar el poder de nuestro Señor.

    Preciosa Santa Rita, a ti vengo a pedir por la restauración de mi salud,

    bajo tu mirada protectora quiero de nuevo tener la vitalidad y fuerzas

    para volver a mis labores, para cuidar de mi familia y disfrutar de

    la plenitud de la vida.

    Santa Rita piadosa bajo tu consejo rezo, me arrepiento de mi mal proceder.

    Limpio y purifico mis pensamientos, para ser merecedor de este gran

    milagro de sanidad que pido ante ti.

    Santa Rita, amada benefactora, milagrosa, sé que sanarás

    pronto mis heridas físicas y espirituales y podré llevar una vida

    de rectitud y entrega en amor al prójimo en agradecimiento por los favores otorgados.

    Preciosa Santa Rita, en ti confío.

    Amén.

    Para reflexionar

    Comprendemos lo difícil que puede ser para ti, estar pasando por un proceso de enfermedad o alguno de tus seres queridos, solicita la ayuda y el socorro de Santa Rita para esta causa, con un corazón lleno de esperanza y fe, ella puede socorrerte a través de los dones recibidos por Dios el Padre, para que obre milagros para todos aquellos que lo soliciten.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.